Menu
×

Acerca de K.P. Yohannan

Creciendo en una pequeña aldea en el Sur de la India, el Dr. K.P. Yohannan comenzó su caminar espiritual cuando dio su vida a Jesús, a la edad de ocho años. Su piadosa madre ayunó cada semana hasta que Dios llamara a uno de sus hijos a Su servicio. Sus oraciones fueron contestadas cuando K.P., el hijo mas pequeño, rindiera sus ambiciones al Señor y se comprometiera al servicio de tiempo completo en el norte de la India.

Después de haber servido ocho años al Señor en el subcontinente Indio, se mudó a los Estados Unidos para realizar estudios teológicos y posteriormente pastorear una Iglesia, durante cuatro años. Sin embargo, nunca pudo olvidar a los incontables millones dentro de la Ventana 10/40, quienes nunca han escuchado del amor de Cristo.

Finalmente, en el año de 1979, en obediencia al Señor, renunció al pastorado para dedicarse a las misiones de tiempo completo. De ese pequeño comienzo, Evangelio para Asia hoy en día, se ha convertido en un efectivo movimiento misionero con varios miles de servidores en 10 naciones de Asia.

En favor de las multitudes perdidas de Asia

El Dr. K.P. Yohannan pasa una significativa parte de su tiempo viajando a muchas naciones y dando conferencias en favor de aquellos que sufren y están necesitados en nuestro mundo. El hace un llamado al cuerpo de Cristo a ser Sus auténticos seguidores e impactar esta generación para Él.

Es autor de más de 200 libros publicados en Asia y siete en el Occidente, entre los que se encuentran Revolución en el Mundo de las Misiones, El Camino a la Realidad y varios otros en inglés. Su programa radial Road to Reality (Camino a la Realidad), es escuchado en más de 500 estaciones de radio de habla inglesa en los EUA, Canadá, el Reino Unido, Nueva Zelanda y Australia.

Perspectiva eterna

En medio de nuestras atareadas vidas, es fácil preocuparnos por nuestros propios sueños y anhelos que perdemos nuestra perspectiva eterna. Tanto el gozo del cielo y las necesidades apremiantes de un mundo perdido parecen ser tan irreales y lejanas.

Pero la dura realidad es que 2.7 mil millones de personas de nuestra generación aún no han sido alcanzadas con el Evangelio. ¿Cuál será nuestra respuesta al Dios viviente cuando nos llame a cuentas por la sangre de estas multitudes?

Hoy día, tenemos el gran privilegio de ayudarles a conocer a Jesús. Si tan solo nos comprometemos a vivir por lo eterno, esta generación puede ser alcanzada con el Evangelio.

Oro que Evangelio para Asia sea como un puente, que le brinde la oportunidad de alejarse de sus propias preocupaciones y le enfoque en los campos de cosecha en Asia – y vea usted las multitudes que perecen a través de los ojos de Jesús.

Que Dios le permita usar su vida para cambiar el destino de millones a través de sus oraciones y apoyo económico a nuestros hermanos y hermanas en estas naciones. ¡De aquí a cien años, estará usted agradecido por haberlo hecho así!


Dr. K.P. Yohannan
Fundador y Presidente de Evangelio para Asia