Menu

Misioneros Nacionales

Hoy en día esta es la realidad…

La realidad es que hoy en día, el 97 por ciento del mundo aún no alcanzado vive en la Ventana 10/40, un área rectangular de nuestro planeta que se extiende desde África Occidental hasta Asia Oriental, 10 grados al Norte y 40 grados al Sur del ecuador. En esta parte del mundo, viven millones quienes tienen muy poca o ninguna oportunidad de escuchar el Evangelio. Dentro de esta Ventana se encuentran también la mayoría de los Musulmanes, Hindúes y Budistas.

Las más oscuras áreas de todo del mundo se encuentran dentro de la Ventana 10/40. Cada día mueren más de 80,000 personas en los países asiáticos sin conocer del amor de Jesucristo. Solamente dentro de la India se encuentran 500,000 aldeas en donde nunca se ha predicado el Evangelio.

A pesar de que el 97 por ciento del mundo no alcanzado vive dentro de la Ventana 10/40 menos del 0.05% de los recursos a disposición de la Iglesia Occidental son enviados para ayudar a compartir las Buenas Nuevas. Verdaderamente hay una sorprendente cantidad de trabajo por realizar.

Sin embargo, con los misioneros nacionales, ¡podemos alcanzarlos!

Gracias a la ausencia de o las pocas barreras culturales que superar…

Gracias a la ausencia de o las pocas barreras culturales que superar, los misioneros nacionales pueden predicar el Evangelio a los que, a diferencia de sus homólogos occidentales, nunca lo han escuchado. Aunque los misioneros nacionales se enfrentan a muchos obstáculos mientras proclaman el mensaje de pueblo en pueblo, todavía tienen una ventaja enorme sobre sus colegas de Norteamérica y otros países no asiáticos.

Hoy en día, más de 85 por ciento de naciones asiáticas no permiten que los misioneros occidentales entren y prediquen el Evangelio libremente ni que establezcan iglesias.

Desde la perspectiva de la gente, los misioneros nacionales no representan un país extranjero o una religión extraña. Ya saben el idioma o pueden aprender fácilmente un dialecto local.

Enviar a un misionero nacional sólo requiere una fracción del costo de un misionero occidental. De hecho, el costo promedio es de solamente $1,440 dólares a $2,520 dólares anuales comparado con más de $75,000 dólares al año por un misionero extranjero.

¡La posibilidad de alcanzar a las multitudes de Asia en nuestra generación por medio de los misioneros nacionales es muy real, al miles estar siendo capacitados para establecer iglesias a través de Asia!

Miles de misioneros nacionales…

Están siendo capacitados y enviados a los campos misioneros de Asia cada año por Evangelio para Asia. Pero muchos más se necesitan, si los millones en estos países van a oír el Evangelio durante el transcurso de nuestras vidas.

Hoy en día, 67 colegios bíblicos han sido establecidos en la India, Nepal, Bangladesh, Myanmar, Sri Lanka, y en la frontera de Bhutan. Miles de hombres y mujeres jóvenes están siendo capacitados.

La calidad de los estudiantes de EPA es increíble. Más de 98 por ciento de nuestros graduados sirven en lugares donde el Evangelio nunca ha sido predicado. Con frecuencia, nuestros graduados establecen una iglesia cristiana dentro de su primer año en el campo.

¡Este fruto increíble del trabajo de las misiones nacionales se reproduce a través de Asia!

10 iglesias por día

En promedio, nuestros misioneros fundan más de diez iglesias cada día en Asia entre los pueblos y los grupos de gente no alcanzada. Pero nada de esto ha ocurrido sin dificultades. Nuestros misioneros nacionales pagan el precio alto del sufrimiento, las dificultades, y la persecución intensa para ver estas iglesias establecidas.

Las iglesias fundadas en cada cultura tienen un carácter indígena, son autónomas, se auto-propagan, y, tan pronto como sea posible, se sostienen por sí mismas.

Miles de hermanos y hermanas indígenas esperan a ser enviados. ¡Solamente necesitan su ayuda!

Su papel en ganar Asia…

Es tan importante como el de los misioneros en el campo. Aunque están listos y dispuestos a ir, son limitados por los recursos donados para proveer de un cuarto pequeño para alquilar, alimentos para comer, y Biblias y tratados para repartir.

Sin apoyo de los cristianos por todo el mundo, nuestros hermanos y hermanas en Asia no podrían llevar el cabo el trabajo de compartir el Evangelio con cada aldea y grupo de gente.

Solamente hace falta entre $120 y $210 dólares al mes para apoyar a un misionero nacional de Evangelio para Asia. Usted puede ayudar a apoyar a un misionero por un donativo mensual de $30. Cuando patrocina, le pedimos que ore regularmente por su misionero. Haga clic aquí para patrocinar a un misionero. Cuando se convierte en patrocinador, la foto y el testimonio de su misionero le serán enviados pronto.

Hay muchas otras maneras para tener un impacto en el mundo perdido por medio de Evangelio para Asia. Haga clic aquí para ponerse en contacto con nosotros y aprender más sobre las maneras que puede involucrarse en alcanzar a los no alcanzados.

None